Galeria

Lo más visto

sábado, 6 de junio de 2015

Tormato, o un tornado de tomates podridos? Devastadora Critica por RollingStone 28 Diciembre, 1978

El título del nuevo álbum de Yes juega con la palabra tor -que significa un lugar alto, colina escarpada- como también un tornado de tomates. Tormato no es el pináculo de sus logros ni un ciclón de energía, pero sí un bodrío. En su mayor parte, es tan cursi como su vocalista Jon Anderson con sus suaves letras (y la gente solía pensar que Donovan era hippy!), Como también el sonido demasiado clasico del teclista Rick Wakeman, cuyo sonido recargado no nos trae nada realmente sustancial.


Si esto es rock progresivo, ¿Cómo es que Wakeman repetidamente cae de nuevo en su formación clásica, soltando unos pocos acordes barrocos por aquí y unas recargadas y floridas trompetas sintetizadas por acá, y ya está? Más nostálgico que innovador, Wakeman y Anderson con su "una vida lejana/cubierto de verde/de una edad de oro", como dice sus letras en "Madrigal", una canción pastoral, remilgada y acompañada de un empalagoso clavicordio. Incluso un número aparentemente profético como "Future Times" evocan un tiempo futuro cuando el mítico Dantalion cabalgará de nuevo.



Sin duda esta nublada cosmología contiene una referencia a su tema "Roundabout" que es el tema-característico de la banda, y ahí esta en el nuevo LP con los coros de Anderson,  "We go round and round and round and round/Until we pick it up again.”  ("vamos dando vueltas y vueltas y vueltas y / y vueltas hasta que volvemos de nuevo.") Pero tal perspectiva no es particularmente hacia el futuro, de hecho, el revoltijo de Tormato de cuentos de hadas y platillos voladores, por lo típico que parezca al rock progresivo en general, recuerda la visión  infantil de Encuentros en la tercera fase, que el director Steven Spielberg siempre ha querido terminar con "When You Wish upon a Star,” (El deseo para una estrella), el tema musical del programa de televisión de Walt Disney. Tormato saluda al clásico de Spielberg (así como Star Wars) con una pista titulada "Arriving UFO", Progresivo? Difícilmente. Más bien llámenlo rock regresivo.

Aún así, el registro tiene sus encantos. Uno de ellos, una agradable sección acaramelada de reggae llamada "Circus of haeven," es una especie de '"Lucy in the Sky with Diamons" al estilo Yes. Sin embargo, hay algo que falta, como el mismo hijo de Anderson -Damian- de ocho años señala al final de la canción, después que papá ha prometido "Siete caballos plateados alados reales" y cosas similares, se vuelve y le pregunta al niño:" ¿Fue algo hermoso, increíble, maravilloso, extraordinario? "¡Oh! esta bien!!", pero responde Damian, muy realista. "Pero no hubo payasos, ni tigres, ni leones ni osos, ni algodón de azúcar, ni manzanas acarameladas..." No importa qué tan recargada sea instrumentalmente la música de Yes, siempre ha sonado un tanto insustancial, porque la lírica de Jon Anderson no ofrece nada sustancial donde hincar el diente.
Y "muy poco de rock'n'roll" también podría haber añadido. Un corte en Tormato, "Realease, realease" proclama que "El rock es el medium de nuestra generación", pero los cambios de melodías y de tempo son demasiado nerviosos para entregar la prometida catarsis. Lo que es más, hay un pasaje intermedio en el cual se oye a una audiencia silbando y aplaudiendo mientras el baterista Alan White y luego el guitarrista Steve Howe en solitario con aparente y deliberada ingenuidad parecen estar declarando su desprecio por la música rock y sus propios aficionados. A lo largo de Tormato, Anderson, cuyo bocados de versos engorrosos desafían la paciencia así como la comprensión, viajes al ritmo con acentos arbitrarios o torpes sílabas demás, que parecen hacerle creer que está a la altura de una obra de arte, o en el mejor de los casos que el roock'n'roll jamás podría aspirar a tan exaltada condición.
Mientras Jon Anderson parece estar luchando por el efecto excéntrico (mientras Rick Wakeman lo secunda con sus trillados chirridos), el bajista Chris Squire parece tanto auditiva como emocionalmente no verse afectado. Fue Squire que originalmente fundo Yes con Anderson, y ahora, diez años después, él solo hace que el grupo valga la pena de escuchar. Su rango de ejecución de bajo alto y resonante, es notable, y él convoca un tono diferente para cada ocasión. A menudo, sus entradas son tan dramáticas que todo lo que sigue es decepcionante. Por mucho, la sección más emocionante de Tormato es la introducción de Squire en "On the silent wings of freedom". Sus armónicos sonoros y la tensión crepitante que azota por encima hacen sugerir no sólo que ha estado escuchando a Weather Report y a Jaco Pastorius, sino también que él esta en una liga completamente diferente de la de sus compañeros. Si tuvieran imaginación, Tormato no estaría podrido.
Tormato, o un tomate podrido.
La Negación de YesPor Ken Emerson
Rolling Stone
December 28, 1978
Issue #281
Records
Tormato

No hay comentarios:

Publicar un comentario