Galeria

Lo más visto

miércoles, 10 de junio de 2015

Yes - Drama Tour: Live Boston Garden (September 9, 1980)

Aquí una de las mejores muestras para la gira de Drama en 1980 con los Buggles: Trevor Horn y Geoff Downes reemplazando a Jon Anderson y a Rick Wakeman. Para los que no estén familiarizados con el álbum en estudio ni con su subsecuente gira, Yes había estado por más de 10 años luchando por construir un nombre y una reputación dentro de la caprichosa escena del rock. Si bien en un comienzo imitándolas tendencias en boga a finales de los sesenta, a poco andar supo entender que su fuerte estaba en marcar tendencia frente a las bandas de alocados jóvenes un tanto indulgentes a la calidad del sonido, presentando un espectáculo que constaba cuan en serio podría tomarse el rock'n'roll como un complejo ejercicio musical. Así con sus complejos arreglos, su enigmática y filosófica lírica y sus cubiertas que anticipaban una puerta a la imaginación de la experiencia musical contenida en el vinilo. De allí que los dos primeros reemplazos a su alineación original a comienzos de los setenta no fueron otros que dos de los mejores exponentes del rock psicodelico y pirotécnico de sesión como Steve Howe de Tomorrow, y Rick Wakeman de Strawbs. Así Yes, pasaría a enrolarse en un bloque de bandas británicas que fueron rotuladas por diferentes sellos (Atlantic, Virgin, Trindent, Charisma, etc) bajo el rotulo de "progresivo", llegando a imponer incluso al otro lado del Atlántico, en el difícil mercado americano, una nueva forma de hacer las cosas, más enfocada en la calidad de la música y la expresión creativa que en las modas o la expresión de la rebeldía adolescente, que supo conquistar todo un séquito de fans.



Yes con su alineación clásica
Sin embargo, luego de 10 álbumes en estudio, extenuantes giras, el reconocimiento de la critica y millones de fans, Yes había explorado todo lo que una banda habría podido llegar a explorar. Su estrecho grupo de seguidores había comenzado a envejecer, y nuevas tendencias musicales habrían sabido conquistar a las nuevas generaciones como respuesta a las nuevas realidades sociales de finales de los setenta. Así la música disco, el punk, la new wave, y el metal, habrían sacado de escena a cientos de imitadores de segunda división que habían sabido usufructuar bajo la sombra de las grandes bandas progresivas británicas, lo que en consecuencia también parecía anunciar el final de éstas. En consecuencia ya para 1979, Yes era un grupo de personas encerradas en un estudio en Paris con la tarea de trabajar en un nuevo álbum a la altura del nombre que habían logrado construir, sin embargo, que poco o nada tenían que hacer entre ellos a causa del cansancio, el hastío y las diferentes ideas de hacía donde debía ir la banda.

Es así como los demos que podemos encontrar de aquella época revelan que poco tenían que hacer los intereses de un Chris Squire, un Alan White y un Steve Howe, que buscaban un sonido al más puro clásico rock pesado, al de un Jon Anderson y un Rick Wakeman embelesados por sonidos más atmosféricos, electrónicos y cuasi-místicos plagados de leyendas medievales, filosofías orientales y fantasías espaciales. Pero los más deslenguados e inconfidentes testigos de aquella época, nos muestran un aspecto mucho más oscuro de esta escena, y señalan como el abuso de las drogas y el alcohol había llegado al grupo a un punto en que los volvió completamente inútiles al momento de congeniar y trabajar entre ellos. De cualquier modo como buenos británicos, los miembros de la banda jamás hicieron alusión a los vicios de sus compañeros o las interminables riñas dentro del estudio, que incluso llevó a la fractura de tobillo a Alan White, y hacer que la banda finalmente se quebrara con el regreso de Chris, Alan y Steve a Londres. Jon más conciliador, trató de poner las cosas entre parentesis, esperando que el ambiente se calmara, por lo que continuo en Paris, mientras Wakeman volvía a Suiza para terminar su nuevo álbum como solista donde Jon colaboraría. 

Rick Wakeman
Sin embargo, cuando el manager de la banda Brian Lane se enteró de todo este desastre, inmediatamente y comenzó a recibir la presión de Atlantic por todo el gasto que había significado la estadía de la banda en Paris, los equipos, y la costosa contratación del productor Roy Thomas Backer. Y eventualmente la cancelación de la gira ya reservada para Estados Unidos. Un desastre económico que bien podría arruinar su carrera. En ese mismo momento Brian Lane hace las gestiones para tratar de reparar el entuerto en el que se encontraba, arrendando estudio en Londres para reunir a Chris, Alan y Steve, para que comenzarán desde cero con la música que más les agradara, con el fin de disipar las dudas de Atlantic con respecto al fin de la banda y ganar tiempo para que Jon y Rick regresarán al trabajo en estudio y así asegurar la gira comprometida.

Luego de tres meses de ensayo en Londres, en Abril de 1980 el trio ya tenía al menos 45 minutos de música instrumental sin teclados, a la espera de que Jon y rick agregarán tardíamente la lírica, la voz y los teclados. Sin embargo, el ultimátum de Brian Lane no basto para convencer ni a Rick ni A Jon de volver a Londres. Pro un lado Rick argumento que al oír las cintas sintió que todo eso era un retroceso, mientras que Jon, si bien siempre se mostró muy discreto respecto a todo esto, no es difícil imaginar que como el líder de la banda presumiblemente se sentía pasado a llevar con toda esta gestión del sello discográfico para mantener viva a la banda a la fuerza.


Mientras tanto en Londres en todo este tiempo Chris Squire y los chicos habrían logrado relajarse y volver a disfrutar de la música junto con otros músicos que compartían el estudio en aquel momento como Bill Bruford, Eddie Jobson, Jimmy Page, e incluso músicos más jóvenes como los Buggles, quienes habían cosechado un numero uno en las listas ese año. Animados con todo este despelote musical, Chris a menudo invitaba a estos músicos a compartir en improvisadas sesiones de jam. De este modo Chris establece una amistad con el Buggles Trevor Horn, el cual le comenta su admiración por Yes, y le confiesa el modo en que Tormato habría resultado un mejor álbum a la altura de la banda, persentándole una canción de su visión como deberían hacer las cosas entre ellos. La canción resulto ser We Can Fly From Here. Desde un comienzo Trevor jamás pretendió reemplazar a Jon, y este siempre preguntaba cuando lo conocería, a lo que Chris siempre evadía una respuesta directa, pero al final los plazos se cumplieron, y pese a las renuencias de Horn al no haber cantado jamás para un estadio, se oficializa la entrada de estos dos jóvenes Buggles como los dos nuevos miembros flamantes oficiales de Yes.


Si bien el álbum Drama contenía la mayor parte del material ensayado por el Trío Squirte/Howe/White, gran parte de la producción estuvo a cargo de Trevor Horn, siendo Machine Messiah, su mayor contribución al álbum, un tema épico de larga duración al modo Gates of The delirum, que representaba la visión idealizada de Horn de como debería sonar el yes en su sentido más clásico a la vez que al corriente de los sonidos más modernos y pesados. Downes contribuiría con una pequeña suite llamada White Car, donde la mano de Trevor Horn en el estudio también se hace evidente.

Así Drama con un sonido más electrónico, frío y pesado, ostenta el clásico sonido de Yes, sólo que en lugar de las dulces y melódicas canciones casi infantiles de Jon, encontramos murallas de voces electrónicas, robóticas, uniformes y planas, a la vez que vertiginosas y pesadas, en donde la voz de Chris Squire y Trevor Horn al unisono tratan de soslayar y enmascarar en la medida de lo posible la ausencia de Jon. Un efecto que a momentos se logra conseguir, pero hace evidente que estamos frente a algo muy diferente.

La gira, que ya había sido reservada el verano anterior, significo una sorpresa para todos los fans al coincidir a ultimo momento con la llegada del nuevo álbum en estudio a las tiendas. Los norteamericanos pese a no estar del todo conformes con la nueva alineación, al menos les dieron el crédito de la duda, encontrando una buena acogida, y en muchos casos el elogio de la prensa como su exitosa presentación en el Madison Square Garden, cuya parte de esa presentación fue incluida en una caja oficial de Rhino lanzada con el nombre de The Word is Live

Sin embargo, la incongruencia entre el sonido del álbum y la interpretación de esta banda de los clásicos de la década setenta se hicieron más que evidentes. Si bien la mayoría de los fans recuerdan que jamás habían visto a Steve ni a Chris interpretar con tanta pasión su música, era evidente que la voz de Trevor no daba el rango para interpretar clásicos como Yours Is No Disgrace o Rondabout, los cuales destrozaba entre gritos desgarrados que al final de la gira por Estados Unidos terminarían por causarle una aguda disfonía la cual no sería perdonada por los más intransigentes y encolerizados fans en Inglaterra. Ni hablar de la pobreza un modesto Geoffrey Downes tratando de llenar los zapatos de un exuberante y recargado Wakeman.  

Es así como al momento de poner un pie en Gran Bretaña, la critica y el publico destroza a la banda, incluso en algunas locaciones con gritos, chiflidos, y hasta incluso hasta arrojar latas de cerveza sobre el escenario. Mientras un Chris Squire completamente ebrio trataba de cantar lo más fuerte posible para cubrir a su malogrado amigo en la voz.

El ultimo Concierto de Yes sería ese mismo invierno en Londres unos días antes de navidad, con la incertidumbre de lo que vendría, por lo que a nadie extrañaría el Anuncio de Chris y Steve de la disolución de la banda un mes después.


Un registro de excelente calidad, remasterizado bellamente por Lestat a partir de las celebres cintas registradas por Dan Lampinsky, la cual no debemos confundir con la que podemos encontrar desde hace ya algún tiempo en otros blogs o tiendas de bootlege en menor calidad. Tenemos aquí una toma mucho mas limpia y con mayor profundidad de sonido, donde me he dado el trabajo de crear un artwork alternativo con el trabajo de Nicolas Bouvier y Roger Dean, el cual espero que les guste.




[Vol. 1]

1 - Intro: Young Person's Guide/Close Encounters 2:42
2 - Does It Really Happen 6:52
3 - Yours Is No Disgrace 10:52
4 - Into the Lens 9:05
5 - Steve Howe Solo: Clap 4:45
6 - And You and I 10:21
7 - Go Through This 4:56
8 - Geoff Downes Solo: Man in a White Car (Suite) 7:00
9 - Parallels 6:09
10 - We Can Fly From Here 6:16


[Vol. 2]


1 - Tempus Fugit 6:34
2 - Chris Squire Solo: The Fish/Amazing Grace 9:52
3 - Machine Messiah 11:31
4 - Starship Trooper 12:46
5 - Roundabout 9:02
LINEUP:
Chris Squire - bass, vocals.
Steve Howe - guitars, vocals.
Alan White - percussion.
Trevor Horn - lead vocals.
Geoff Downes - keyboards.
Descarga:

No hay comentarios:

Publicar un comentario